Abonado de setos
En varias ocasiones os hemos hablado de lo importantes que son los cuidados de las plantas, arbustos, árboles o cualquier cultivo para poder sacarle el máximo partido. Hoy me gustaría centrarme en uno de los cuidados más importantes para los setos, el abonado. Con los setos siempre interesa que crezcan rápido para que puedan formarse pronto, así que al principio conviene abonar mucho.

Cuando los plantes, hay que abonar mucho, y poner también mucho abono en los dos primeros años. Si el suelo del jardín es pobre, aumenta la cantidad cada vez que abones para que puedan recibir muchos más nutrientes y compensar la mala calidad del suelo. Cuando el seto haya alcanzado el tamaño que deseas, reduce el abono para que no siga creciendo mucho ya que si así fuera tendrías que podarlo muchas más veces.

Abono mineral

La mejor opción para el abono de setos es utilizar fertilizantes de lenta liberación, el cual hace que los nutrientes se vayan dosificando durante varios meses. Con los demás fertilizantes químicos, tendrás que preocuparte de ir poniendo cuando se consuman, así que si no tienes mucho tiempo, la primera es la mejor opción. Los de lenta liberación tienen en contra que son más caros que los otros abonos, pero sin duda merecen la pena.

Abonado de setos

Cantidades

Hay que abonar siempre en primavera o en otoño. Si el seto es alto, utiliza 75 gramos de abono por cada metro de seto, o bien uno de lenta liberación para setos altos. Si el seto es mediano, deberán ser 50 gramos de abono por cada metro (los setos medianos son entre 1 y 2 metros de altura). En el caso de los setos pequeños, que son los que no llegan al metro de altura, la cantidad es de 25 gramos por cada metro, que como nunca llegará a esa altura deberás calcular (si es de medio metro, 12,5 gramos).