Abonos para un huerto de hortalizas
El abono es muy importante para cualquier planta, árbol o cultivo, y en esta ocasión me gustaría hablarte del abono que debe recibir un huerto en el que tengas hortalizas. Puedes utilizar muchos tipos de abono en este caso, y siempre te ayudará a que el suelo esté más fértil y tenga los nutrientes necesarios para que el cultivo pueda desarrollarse.

Toma nota de los abonos para las hortalizas más comunes:

– Abonos orgánicos: Son los que se hacen con compost, mantillo, estiércol, humus de lombriz, etc. Estos abonos producen humus y también liberan nutrientes muy necesarios como el azufre, fósforo, nitrógeno, etc. Son de absorción más lenta que los abonos sintéticos pero favorecen a todo tipo de suelos y son la mejor elección a largo plazo ya que sus nutrientes permanecen en el suelo mucho más tiempo que los de los abonos artificiales.

– Abonos minerales: Vienen de productos químicos sintetizados y pueden ser sólidos o líquidos. Los fertilizantes convencionales son los más utilizados, aunque también puedes utilizar los de lenta liberación que son un poco más caros. Los fertilizantes líquidos se diluyen y se pueden aplicar con el riego por goteo o con una regadera.

– Abonos foliares: Se aplican sobre las hojas y es una técnica que se emplea cuando otros abonos no son efectivos. Es muy útil si el suelo no es muy profundo o después de haber sufrido una enfermedad o plaga ya que tiene una respuesta rápida y el suelo se recupera mejor. También es ideal para corregir carencias de nutrientes.

Es muy importante que el suelo no tenga carencias de nutrientes ya que pueden surgir enfermedades o aparecer plagas en el cultivo. La falta de nitrógeno provoca hojas débiles y de color verde-amarillento, la de fósforo se aprecia sobre todo en las flores ya que se secan y tardan en formarse, la de potasio hace cambiar el color de las hojas y se doblan, y la de magnesio vuelve las hojas blancas o amarillas con manchas marrones.