Acodar las plantas
El sistema de reproducción por acodos es una de las técnicas más utilizadas para crear nuevos ejemplares a partir de una plantas madre.

Pero, ¿cómo podemos llevar a cabo esta técnica para multiplicar las plantas en casa?

La forma de hacerlo no es demasiado complicada pero requiere tener los materiales básicos, maña con las plantas y también mucha paciencia… ¡Seguro que lo tienes todo!

Los básicos que debes tener a mano para realizar la técnica son los siguientes: un cuchillo bien afilado y limpio (para evitar el contagio de enfermedades), hormonas de estaquillado, un manguito de plástico, tijeras de podar, arena y tierra.

Acodar las plantasA partir de ahí debes saber que existen básicamente dos tipos de acodaduras: la básica o simple y la aérea. La más habitual es la primera, por lo que es en la que nos centramos en nuestra explicación.

La acodadura simple consiste en cortar una rama sana de la parte inferior de la planta para enterrarla en una nueva ubicación que la verá crecer; siempre que cortes uno de estos tallos es muy importante que cubras la herida con hormonas de estaquillado.

El proceso es el siguiente: haz un agujero de 10 cm en la arena, entierra la rama doblada en forma de U (eliminando las hojas de la parte que está bajo tierra) y encuentra la manera mantenerla así la planta sujetando con alambres o poniendo un tutor para sujetar la parte que queda al aire. Cubre con tierra y arena.

A partir de este momento debes coger el hábito de regarla continua y abundantemente para que se desarrolle a la perfección.

Las épocas más recomendadas serán la primavera y el otoño gracias a sus temperaturas intermedias, aunque te advertimos que puedes hacerlo sin problemas en cualquier momento del año.