acolchar-1

Acolchar consiste en extender una capa de materia orgánica o inorgánica en el terreno, alrededor de las plantas cultivadas. Los beneficios son variados y, según la época en que se aplique y los materiales que se utilicen, el resultado también será distinto: desde conservar la humedad, proteger de las temperaturas extremas hasta controlar la aparición de malas hierbas.

Dentro de los acolchados orgánicos tenemos diversas opciones.

El compost y el estiércol destacan por su gran fertilidad. Dan buenos resultados en parterres y alrededor de los árboles y arbustos aunque hay que renovarlos de forma continua.

La paja y el heno protegen a las plantas menos resistentes en invierno y sirven tanto debajo de los árboles y frutales como de las plantas de fresa.

acolchar-2

La corteza y la fibra de coco dan buenos resultados si se empapan bien en verano ya que retendrán la humedad e irán desprendiendo agua lentamente. Pueden aplicarse sobre la tierra y también sobre papel, cartón o plástico.

acolchar-3

Los recortes de hierba son un medio barato y efectivo de acolchar la tierra ya que alimentan el suelo y estimulan la aparición de lombrices aunque hay que tener en cuenta que pueden enraizar y convertirse en malas hierbas.

Los acolchados inorgánicos no necesitan de una renovación tan continua y bien camuflados son igualmente efectivos.

Una lámina de plástico sobre un suelo trabajado calentará el terreno e impedirá el crecimiento de hierbajos por la técnica de la solarización. Además el calor concentrado puede acabar con larvas de especies dañinas que puedan encontrarse en la tierra.

acolchar-4

La arena y la gravilla ayudan a conservar la humedad del suelo, protegen a las plantas del frío e impiden el nacimiento de plantas no deseadas

Durante el verano el acolchado ( o mulching) evita la evaporación del agua. Además protege el terreno de la erosión causada por el calor fuerte. Es preferible el uso de acolchado orgánico ya que es el más efectivo en esta época.

acolchar-5

En el invierno usaremos el acolchado como protección del cuello de las plantas más sensibles a las bajas temperaturas, amontonando tierra alrededor de la base de plantas como los rosales y las hortalizas. También se conoce esta técnica como aporcado. Para evitar el efecto de las heladas también nos servirá el mulching, ya que retiene el calor y favorece el crecimiento de los vegetales. Se recomienda usar una capa de hojas, corteza o acículas de pino e, incluso, plástico para que no afecte el hielo. Si preparamos una zona de plantación para el futuro también se puede acolchar para que el terreno se mantenga más caliente y pueda acoger mejor a las plantas llegado el momento.