Agua de lluvia en el jardín
Cuando tenemos un jardín en casa siempre nos gusta tenerlo en perfecto estado y darle todos los cuidados necesarios para poder sacarle el máximo rendimiento. Entre los muchos cuidados que siempre debe recibir tanto el jardín como cualquier planta que tengamos tanto en el exterior como en el interior está el riego, algo muy importante para poder desarrollarse correctamente. El riego podemos hacerlo de múltiples formas gracias a mangueras, regaderas, aspersores…

Pero si hay una forma de regar que está considerada la mejor y más eficaz, esa es sin duda la que se produce con el agua de lluvia, y es que ésta tiene muchísimas propiedades que benefician a tu jardín y a tus plantas. A continuación te cuento algunos de los beneficios del agua de lluvia en las plantas para que puedas aprovecharlos todos. Toma nota:

– En primer lugar, decirte que no hace falta que esperes a que llueva para regar, ya que un día que lo haga puedes poner un bidón o cualquier otro recipiente para poder tener una reserva de agua y regar cuando tus plantas lo necesiten.

– El agua de la lluvia no tiene cloro, algo que sí tiene el agua potable y que aunque no es perjudicial para las plantas sí que es cierto que no les gusta y que están mucho mejor cuando reciben agua pura como la de la lluvia.

– Cuando llueve, las gotas de agua van golpeando las hojas, gracias a lo cual se limpian ya que van arrastrando el polvo que se acumula durante los días más secos o que hace más calor. Gracias a esto pueden respirar después mucho mejor.

– Si lllueve durante mucho tiempo también es bueno, ya que el agua avanza a mayor profundidad en la tierra y arrastra los nutrientes hacia la zona donde están las raíces más profundas, algo que cuando riegas con agua normal no suele suceder.

– Por último, decirte que el agua de lluvia también es buena para los animalitos que pueda haber en tu jardín, como mariposas, caracoles o pájaros, que después de llover siempre salen a dar un paseíto para lamer las gotas de agua que dejó la lluvia.