Ahorrar dinero en el jardín en otoño
En una época de crisis económica en la que muy pocos salen aireados cada fin de mes ahorrarse dos duros es siempre una alegría. Si miras por la economía del hogar en la comida, en las salidas y en el consumo energético, ¿por qué no hacerlo también en tu jardín?

Esta época de otoño es ideal precisamente para ahorrar un poco en lo que a las tareas y los cuidados de las plantas se refiere. Si quieres descubrir cómo solo tienes que seguirnos durante cinco minutos más, ¿te animas?

Riego

Hay varios trucos de lo más curiosos, algunos de los cuales te dejamos a continuación:

– Hojas secas: Las hojas caídas de los acolchan el suelo evitando no solamente el nacimiento de malas hierbas sino también manteniendo la humedad y por tanto haciendo que debamos regar el suelo de una forma menos regular.

– Césped: Otra idea es ajustar el cortacésped para que la hierba quede más larga y haga una sombra que permita mantener la humedad en el suelo y por tanto regar menos a menudo.

– Reutilización: Si tienes pecera en casa no tires su agua al retrete y aprovéchala para las plantas, pues esta agua será rica en nitrógeno y fósforo y por tanto hará las funciones de riego, abono y fertilización de una sola vez.

Cabe decir también que las temperaturas intermedias de estos meses favorecen un riego menos continuo, por lo que ahorrarás agua en tanto que no deberás regar tan a menudo tus ejemplares.

Abono

La idea es aprovechar los restos del verano para hacer un jugoso abono orgánico para la temporada que entra, un producto casero también conocido como compost. Para esta época más concretamente te recomendamos hacerlo con los restos de césped del verano, pues el producto será útil antes puesto que se acelera el proceso de fermentación y uso (si quieres evitar olores deja que los recortes se sequen antes).