Ahorrar en el jardín
Independientemente de las dimensiones del mismo, todo aquél que tiene un jardín sabe la satisfacción que se tiene al mantenerlo bello pero es también consciente de la gran inversión que esto supone.

Sí, porque los cuidados y las necesidades del mobiliario o de las mismas plantas, flores o árboles es algo difícilmente sostenible para algunas familias.

¿Te gustaría conocer algunas de las mejores formas de gastar menos en el jardín? Toma nota de lo que te contamos, ¡evitando gastar dos duros de un sitio y de otro puedes conseguir una importante ahorro!

Escoger las plantas: si quieres evitar gastos innecesarios hazte con plantas autóctonas de tu zona, pues éstas se adaptarán perfectamente a las condiciones climáticas y ambientales y evitarán cuidados extra que reporten algún tipo de gasto.

Riego: Evidentemente no vamos a decirte que disminuyas la cantidad o la frecuencia, pero sí que observes las necesidades de cada una de tus plantas sin excederte a la hora de aportarles agua. También puedes ahorrar agua de riego aprovechando la lluvia, haciéndote con sistemas de riego específicos o minidepuradoras para poder reutilizar la misma.

Césped: Aunque no crea el mismo efecto, el césped artificial no solamente será más barato y duradero que el natural sino que además evitará que debas regar continuamente o comprar una de esas caras máquinas cortacésped necesarias para su perfecto mantenimiento. También puedes reducir el espacio dedicado a esta zona verde y sustituirlo por suelo normal u otras plantas.

Abono: Hacer tu propio abono casero no solo te ayudará a ahorrar dos duros sino que además garantizará que el fertilizante para tus plantas es completamente natural.

Mobiliario: Cuida con cariño y delicadeza tus muebles de jardín, porque al fin y al cabo solamente se utilizan varios meses al año y por tanto deberás amortizarlos durante mucho tiempo. Guárdalos durante los meses que no los uses para protegerlos y realiza una buena limpieza cuando vuelvas a sacarlos a la terraza o al jardín.