Airear el césped
Si quieres mantener el césped en óptimas condiciones deberás airearlo dos veces al año, coincidiendo con la primavera y el otoño. Esta técnica consiste en hacer agujeros en la tierra para permitir que ésta se oxigene y que los nutrientes vitales se introduzcan en la tierra.

Gracias al aireado del césped, las raíces respirarán mejor y asimilarán mejor el abono. Además, es esencial para el césped maltratado por las pisadas, evitando el endurecimiento de la tierra, la delgadez o la escasez de las hojas. Por si fuera poco, también es útil para prevenir las sequías o enfermedades. Ha quedado clara la importancia del aireado pero, ¿sabes cómo realizarlo? A continuación te lo contamos.

Airear el césped

Herramientas

Podrás encontrar todo lo necesario para airear el césped de tu jardín en el mercado. Lo cierto es que comprar un aireador profesional es muy caro, así que siempre puedes alquilarlo o, si tu jardín no es muy grande, recurrir a los métodos más tradicionales, para los que necesitarás una horca de mano con cuatro púas o unas plantillas con puntas que se fijan en los pies. Para los jardines medianos te servirá un rodillo con púas, que según va rodando sobre el terreno se va clavando.

Airear el césped
Otra opción es aplicar un acondicionador de tierra ionizado, una solución que afloja las partículas de tierra arcillosa y favorece los microorganismos que producen una tierra saludable y digieren la paja.

Preparar el terreno

Antes de airear el césped hay que preparar el terreno. Así, deberás rastrillar los desechos del jardín para crear un camino claro al airear, cortar el césped para asegurar que el aireador tenga un acceso fácil a la tierra y regar el césped el día de antes para ablandar la tierra dura

Después de airear el césped, deberás recebar el terreno y dar un riego para rellenar los agujeros realizados.