Alargar la floración de los geranios
Con lo que a veces cuesta que los ejemplares a los que con tanto mimo damos florezcan para estar en todo su esplendor, cuando lo conseguimos es imposible no hacer todo lo posible para que se mantenga así de espectacular.

Los geranios, una de las plantas más utilizadas para la decoración de los balcones, terrazas y jardines mediterráneos es una de estas plantas de las que nos gustaría mantener una floración continua.

Si tienes uno de estos ejemplares y te gustaría conseguirlo toma nota de algunos de estos truquillos ahora que se acerca la floración de primavera.

Aunque el geranio (Pelargonium) florece de mayo a septiembre, con un poco de esfuerzo puede que consigas mantenerlas en flor incluso en las épocas más frías del año.

Para empezar deberás trasladar las plantas del exterior del hogar a un espacio interior para que no sufra con las bajas temperaturas o con las condiciones climáticas adversas. Ten en cuenta que la atmósfera en la que la reubiques deberá ser luminosa, ligeramente seca y con temperaturas que ronden entre los 15 y los 20º.

En cuanto al riego, es importante que riegues abundantemente incluso al final de la época de floración. A pesar de esto, la planta no precisa estar en lugares demasiado húmedos, por lo que no deberás sufrir por tenerla en espacios calefactados.

Podar la planta es también fundamental para conseguir que sus flores se mantengan vivas y bellas durante más tiempo. Es preferible que realices la poda ahora, a partir de mediados de marzo y antes de la segunda quincena de abril o en verano y no cuando vayas a efectuar su traslado a interior.

Los geranios son plantas de reconocidísima resistencia y capaces de sobrevivir a muchos problemas; de hecho, ¡se les atribuye la capacidad de llegar a durar hasta treinta años!