Amarilis, una flor que alegrará los días de invierno
¿Quieres darle un toque sensual, atrevido y colorido a tu hogar durante los fríos y grises días de invierno? Pues entonces no te lo pienses y pon amarilis en tu vida. ¡Disfrutarás de un aporte extra de luz y color al momento!

También conocida como hippeastrum, esta planta tiene unas largas hojas de un verde intenso que pueden llegar a medir hasta 60 cm, y unas flores de hasta 20 cm de ancho, de colores muy llamativos y brillantes, y de forma acampanada, con seis pétalos y estambres muy prominentes. Sin embargo, lo que más sorprende de la amarilis es que crece de un bulbo, igual que otros miembros de la familia de los narcisos.

Se adapta a climas fríos

Aunque tiene su origen en México y el Caribe, la amarilis no tiene ningún problema con la adaptación a climas más fríos y ambientes menos soleados. Por eso, puedes ubicarla tanto en el exterior de tu hogar en un lugar que esté a la sombra siempre y cuando la temperatura no sea extrema. Además, sobreviven en maceta.

Amarilis, una flor que alegrará los días de invierno

En flor o en bulbo

Podrás comprar la planta ya en flor o, si eres amante de la jardinería, comprar un bulbo y cultivarlo en tierra, enterrando exclusivamente la mitad inferior del bulbo y dejando la otra mitad visible al aire. En poco tiempo comenzarán a salir los tallos de flor. Eso sí, si te decantas por la primera opción, procura comprar un ejemplar que tenga el mayor número de flores todavía cerradas, ya que de esta forma conseguirás alargar la floración.

Flores de diversos colores

La belleza y el tamaño de sus flores han despertado el interés de los especialistas por esta planta, por lo que hay un gran número de híbridos que producen flores de muy diversos colores, así como jaspeadas.