Apio nabo, una raíz comestible muy popular en Francia
Hoy queremos hablarte de una de las raíces comestibles más populares en la cocina francesa: el apio nabo, también conocido como apionabo o apio rábano. Al contrario que el apio común, del que se aprovecha la penca y las hojas, el apio nabo se cultiva para aprovechar su raíz grande y bulbosa, como puedes ver en las fotografías.

Como te decíamos, la raíz del apio nabo es generalmente gruesa y esférica, alcanzando dimensiones de 10-20cm de diámetro. En su parte inferior tiene unas pequeñas raíces secundarias, aunque éstas suelen ser retiradas para su comercialización.

Cultivar apio nabo

Esta planta de la familia de las umbelíferas se planta en el exterior y es mejor ubicarla en una zona a pleno sol. En cuanto al suelo, es preferible que sea profundo, rico y bastante ligero. Por otro lado, requiere un riego regular y un suelo húmedo, aunque no encharcado. El apio nabo se siembra de finales de febrero a abril y el periodo de cosecha es de octubre a noviembre, antes de las primeras heladas.

Apio nabo, una raíz comestible muy popular en Francia

Consumir apio nabo

Para consumir el apio nabo es imprescindible dejarlo secar al sol durante 24 horas y después guardarlo en un lugar fresco y húmedo tras haberle quitado las hojas y raíces. La raíz del apio nabo se suele utilizar cruda o cocida y la superficie exterior suele pelarse antes de su uso por ser demasiado dura. A diferencia de otros vegetales de raíz, que almacenan gran cantidad de almidón, la raíz de apio tiene sólo 5.6% de almidón.

Variedades de apio nabo

Aunque en España es poco conocido, lo cierto es que en Europa hay un gran número de variedades de apio nabo: Prinz, Bola de nieve, De Reuil, Diamant, Gigante de Praga, Gigante Gennevilliers, Gigante de Dinamarca, Ibis, Kojak, Liso grueso de París, Naxos, Rodeo…