Aprovecha los restos del jardín en otoño
La sociedad se encuentra en una situación económica muy difícil y a todos nos ha tocado apretarnos el cinturón y dejar volar la imaginación para encontrar soluciones a los problemas de la vida cotidiana. Es posible que tus plantas también estén sufriendo esta terrible crisis, ya que muchas herramientas y productos que se utilizan en jardinería suponen un alto gasto que hoy en día pocos se pueden permitir.

Afortunadamente, en otoño pueden aprovecharse los restos del jardín y utilizar materiales reciclados para cuidar nuestras especies sin que esto suponga un problema para ellas. En este sentido, puedes usar los restos de los recortes del césped para elaborar un compost rápidamente. Estos ayudan a realizar las pudriciones antes de lo habitual, por lo que se acelera el proceso. Sin embargo, es importante secar antes los recortes para evitar los malos olores.

Aprovecha los restos del jardín en otoño
También puedes evitar la aparición de malas hierbas, conseguir un sustrato más fresco y una rápida evaporación de agua acolchando con las hojas caídas durante esta época. Por otro lado, para evitar que los bulbos, que se deben plantar en otoño, sufran enfermedades y aparezca moho, lo ideal es conservarlos en una caja de madera y cubrirlos con paja o virutas de papel de periódico.

Para proteger a las nuevas especies que has plantado de las noches frías, te aconsejamos que cortes botellas de agua por la mitad y cubras las plantas más pequeñas con ellas, algo que les aislará del frío.

Por último, es importante que tengas cuidado con el consumo de agua. Puedes reducir tu factura ajustando el cortacésped a un corte más alto para que sombree el terreno y mantenga la humedad. Otros trucos son reutilizar el agua de la pecera para regar las plantas o recoger el agua que utilizas para aclarar las herramientas del jardín. De todas formas, las necesidades de riego de esta estación son mucho menores que en otras épocas del año.