Árboles cítricos ornamentales
Los árboles cítricos no solo son fantásticos porque dan muchos frutos sino que hay algunos que también son ornamentales, con lo que también le darán un toque muy especial a la decoración de tu jardín. Hay muchísimas especies de cítricos ornamentales aunque los que más se usan para plantar en macetones son los kumquats y el calamondín.

Hoy me gustaría hablarte de los cítricos ornamentales mejor considerados y de las características de cada uno. Toma nota:

– Kumquats: Son de pequeño tamaño y no solo te servirán para el jardín sino que puedes ponerlos en un patio, terraza o balcón. Sus frutos son pequeños con semillas y tienen una corteza fina, dulce, comestible y aromática. La pulpa es de un color naranja amarillento y su sabor es algo ácido. Son muy resistentes al frío y si están en ambientes muy calurosos y secos pueden caerse los frutos. Durante la fase de mayor crecimiento es preferible fertilizar con abono líquido.

– Calamondín: Es un árbol pequeñito que tiene la copa densa y que es muy productivo. También es muy resistente al frío aunque lo mejor es que esté a pleno sol. Necesita un suelo fértil con buen drenaje pero que siempre esté húmedo. Es muy bueno para cultivar en interiores.

– Naranjo amargo: Forma parte de la decoración de innumerables jardines, parques, calles y avenidas en muchas ciudades de todo el mundo. También es de pequeño tamaño y es perfecto para plantar en macetones en una terraza o un patio. Sus frutos son muy coloridos, sus hojas verde oscuro y sus flores muy aromáticas.

– Chinotto: Es de lento crecimiento y sus ramas son muy cortas. El fruto también es pequeño y de un color naranja muy intenso. Es un árbol perfecto para plantar en maceta, especialmente en su variedad más pequeña.

– Naranjo trifoliado: Alcanza entre 3 y 5 metros de altura y es de hoja caduca, con las ramas verdosas, angulosas y largas. Es uno de los cítricos más resistentes al frío.