Árboles de la luna
Hoy me gustaría escribir sobre uno de los árboles más curiosos que hay en el mundo: el árbol de la luna. Es un árbol que se cultiva gracias a semillas que se mandaron al espacio en enero de 1971, cuando allí viajó el Apolo XIV. En aquella época se hicieron muy famosos, y hoy en día se pueden ver muchos más que se han cultivado a partir de esquejes de los originales.

Actualmente, la NASA está intentando localizar todos los árboles e la luna, tarea difícil ya que han pasado muchos años y no se registraron todos los datos de esos cultivos. La historia de estos árboles comenzó cuando Stuart Roosa se unió a la tripulación del Apolo XIV, y como todos los tripulantes podían llevar un objeto personal pequeño para esa experiencia, él decidió llevarse semillas de árboles.

Las semillas

Roosa llevó a su viaje semillas de Secuoya, Abeto Douglas, Pino Taeda, Sicomoro o Liquidámbar, entre otros, y había mucha curiosidad por saber qué pasaría con las semillas después de hacer un viaje al espacio. El astronauta dio vueltas a la luna en solitario con sus semillas mientras sus compañeros trabajaban en la superficie lunar, y al regresar se comprobó que casi todas las semillas lograron germinar en el viaje.

Árboles de la luna

Mucho interés por las semillas

Este hecho consiguió que gente común se interesara por la astronomía, y se desató una completa locura por conseguir estas semillas para poder ser de los pocos afortunados en plantarlas. Se cultivaron principalmente en ciudades para que todo el mundo pudiera disfrutar de estos nuevos árboles, aunque otras también se cultivaron en lugares de investigación para analizar sus propiedades. Un árbol muy especial que, aunque en realidad es de varias especies, todo el mundo admira por ser prácticamente un árbol lunar.