Árboles para macetas
Si tienes poquito espacio en tu hogar y te apetece tener un árbol, lo mejor es que consideres la idea de ponerlo en una maceta. Esto se está haciendo más popular, debido a que cada vez las casas y los locales son más pequeños.

Como no se necesita una gran extensión de tierra para tener un árbol, hoy te vamos a dar una serie de consejos prácticos para tenerlos en macetas. Podrás producir frutas comestibles de varias variedades, dar estética al hogar…

En primer lugar, tienes que elegir el árbol que quieres plantar dependiendo de tus preferencias o el objetivo, aunque es importante tener en cuenta las dimensiones finales de éste, sus tolerancias climáticas y las exigencias de suelos o cuidados específicos.

Las especies más pequeñas y las variedades enanas son las mejores opciones. En el caso de que el árbol vaya a cumplir solamente una función ornamental, es preferible que elijas uno de forma natural redondeada o de corona simétrica y no muy extendida, de hojas perennes y de poca exigencia de mantenimiento. Son ideales las coníferas o las palmeras de porte bajo.

Hay muchos tipos de árboles frutales que crecen y fructifican normalmente en macetas, sobre todo los de tipo arbustivo como los cítricos, aunque los frutos pueden ser de tamaño reducido o de baja calidad respecto a los árboles más grandes.

El origen del árbol a cultivar puede ser de tres tipos: partiendo de una semilla, utilizando una postura injertada o utilizando una postura en acodo.

La elección de la maceta es una parte importante. Los árboles pueden estar plantados en macetas estándares, fijas y móviles. Podrás encontrarlas de numerosos tamaños, estilos, formas y colores, pero lo normal es que cualquier recipiente de suficiente tamaño, durabilidad y forma adecuados te vaya bien.