Beneficios de la corteza de pino para el jardín
¿Sabías que la corteza de pino es uno de los materiales más usados para conformar un acolchado? El hecho de que esto sea así tiene una explicación muy sencilla: esta práctica es muy beneficiosa para todas las plantas que habitan en esa tierra, además de contribuir para que el sustrato conserve la humedad y para evitar el desarrollo de malas hierbas.

Para mantener en buen estado el suelo del jardín puedes utilizar dos tipos de corteza de pino: en bruto (tal y como sale de la serrería) o cribada (que ha pasado por un proceso de filtrado y está compuesta solo por piezas pequeñas). Ambas tienen innumerables beneficios que te explicamos a continuación.

Mantener la humedad

Uno de los beneficios de la corteza de pino es que ayuda a conservar la humedad, impidiendo que el suelo se caliente mucho. Además, se evita el crecimiento del césped. Todo esto provoca que las necesidades de riego del jardín resulten inferiores.

Beneficios de la corteza de pino para el jardín

Malas hierbas

Otra de las ventajas de este material es que evita el desarrollo de malas hierbas. Si se diera el caso de que pese al acolchado las malas hierbas logaran crecer, será mucho más fácil de identificar y, por tanto, eliminar.

Un material resistente

Por otro lado, la corteza de pino se puede pisar sin problemas, ya que es un material muy resistente, al contrario de lo que ocurre con el césped, que es mejor no ponerle los pies encima para procurar su mejor crecimiento y desarrollo.

Beneficios de la corteza de pino para el jardín

Otras ventajas

Además de todo lo anterior, hay que tener en cuenta que la corteza de pino genera bonitos contrastes con el verde de los ejemplares. Por supuesto, también permite la formación de senderos y la separación de distintas áreas del jardín. Por si todo esto fuera poco, la corteza de pino genera buen olor y es totalmente ecológica.