Beneficios del abono orgánico
Mantener las plantas, flores, árboles y arbustos de nuestro jardín en perfecto estado de salud y apariencia no es solamente cuestión de darle esos cuidados que parecen más esenciales (y digo solamente ‘parecen’) como el riego o la poda, que parecen tener la incidencia más directa en su desarrollo.

Y es que del mismo modo que nuestros pequeños necesitan nutrientes y alimentos además de la hidratación del agua para desarrollarse en las mejores condiciones los ejemplares de nuestro jardín también necesitarán enriquecerse con estos nutrientes extra que no pueden recibir por completo de la madre tierra.

Necesitan, en definitiva, un empujoncito al desarrollo que solamente podrán proporcionarle los fertilizantes químicos y los abonos orgánicos. No obstante, desde aquí te recomendamos apostar por la segunda opción… ¿Los motivos? Te los dejamos a continuación:

- El abono orgánico o compost es un producto 100% natural procedente de animales, humanos, restos vegetales de alimentos u otra fuente orgánica y natural y por tanto con 0% de aportes químicos que no dañarán a las plantas.

Beneficios del abono orgánico
- El fertilizante se utiliza para dar un aporte nutricional puntual para las necesidades de la planta en un momento determinado (enfermedad, requerimientos de la época del año, etc.) mientras que el abono sirve para mejorar la calidad del suelo no solo a corto sino también a largo plazo.

- Reutilizan la materia orgánica para permitir la fijación de carbono en el suelo, por lo que no resultan para nada tóxicos.

- Mejora la capacidad de absorción del agua.

- Generalmente se producen de forma casera o local y por tanto se trasladan desde lugares bastante cercanos, por lo que no precisan demasiado gasto energético para su fabricación ni tampoco para su transporte. No obstante, hay algunos muy especiales que sí que son traídos de lugares lejanos (guano de murciélago o de aves marinas, por ejemplo).

- Precisamente por sus ingredientes (deshechos) se trata de un producto muy económico.