Borderea chouardii, una planta tropical que sobrevive en el Pirineo gracias a las hormigas
¿Cuántas veces has intentado eliminar a las hormigas del jardín? Pues bien, ahora han descubierto que una planta del Pirineo sobrevive gracias a ellas. Se trata de la borderea chouardii, un tipo de planta tropical en peligro de extinción y considerada prioritaria por la Directiva de Hábitats de la UE, que vive en las grietas de paredes verticales de varios metros de altura y cuya única población en todo el mundo fue descubierta en la década de los 50 en el Pirineo aragonés.

Esta planta solo crece a 850 metros de altitud en paredes verticales de roca en un área escarpada de menos de un kilómetro cuadrado. Su inaccesibilidad ha contribuido a su supervivencia a lo largo de millones de años ya que ha estado lejos de la competencia de otras especies, y de herbívoros, entre otros. Pero los científicos se han cuestionado sobre su reproducción.

Borderea chouardii, una planta tropical que sobrevive en el Pirineo gracias a las hormigas
Resulta que su localización vertical constituye un hándicap para mantener la estabilidad poblacional, puesto que la caída de semillas provocada por la gravedad llevaría con el tiempo a su extinción. Sin embargo, las hormigas son clave en su supervivencia.

Un estudio de María Begoña García, investigadora del Instituto Pirenaico de Ecología (CSIC), demuestra que esta planta tropical vence su problema gracias a la acción de varias especies de hormigas. Lasius grandis y Lasius cinereus se encargan sobre todo de llevar el polen desde las plantas macho hasta las hembras, y Pheidole pallidula dispersa las semillas en otras grietas distantes de la planta madre. Según la investigadora, este tipo de mutualismo es muy escaso en la naturaleza por su fuerte dependencia de un solo tipo de interactuante.

Borderea chouardii, una planta tropical que sobrevive en el Pirineo gracias a las hormigas
Borderea chouardii pertenece a la familia de las Dioscoreáceas, que en la actualidad únicamente está representada apenas por cuatro especies en Europa, mientras que en climas cálidos son más de seiscientas las existentes.