Bulbos que se adaptan al frío
¿Quién ha dicho que en invierno no podemos disfrutar de flores coloridas y alegres? Si te lo propones, puedes llenar tu hogar de color y perfume gracias a los bulbos de invierno, que además te permitirán colocarlos en recipientes de lo más decorativos. Lo mejor de todo es que son fáciles de plantar y se pueden recuperar de año en año.

Sí este invierno quieres llenar tu hogar o tu jardín de flores, no te pierdas nada de lo que te contamos a continuación, porque vamos a explicarte cómo cultivarlos tanto dentro como fuera de casa. ¿Preparado? ¡Pues atento!

Los bulbos que mejor se adaptan

Entre algunos de los bulbos que mejor se adaptan al frío encontramos al jacinto, que crece en forma de bellos racimos y que cuenta con un penetrante perfume. De colores azules, sus flores tienen un tamaño considerable, por lo que te recomendamos que los cultives en recipientes individuales.

Bulbos que se adaptan al frío
También aguanta bien al frío el narciso, con su forma de campana, en color amarillo o blanco. Gracias a su estilizado tallo, podrás combinar varios ejemplares en un mismo recipiente. Si lo prefieres, puedes optar por la amarilis, una flor esbelta y de largo tallo que se adapta perfectamente al crecimiento dentro de casa.

Consejos para cultivar bulbos en invierno

Para cultivar bulbos en invierno, deberás seguir unas sencillas pautas: pon los bulbos en un ambiente frío, de 0 a 5ºC, reproduciendo el efecto del invierno holandés. Puedes ponerlos en la terraza o en la parte baja del frigorífico. En 8 semanas puedes plantar los jacintos y en 12, los narcisos y los amarilis. Deberás ir sacando y plantando bulbos cada 15 días y tendrás flores durante más tiempo.

¿Te animas a llenar de color y alegría tu hogar este invierno?