Calefacción en las plantas de interior
En muchas ocasiones, las plantas de interior pueden llegar a presentar manchas, lo cual es una señal de alerta de que algo les pasa. Si las manchas son de marrón claro, casi siempre se debe a la falta de humedad, lo que viene motivado sobretodo en invierno a causa del uso de la calefacción, ya que reseca el ambiente y puede ser perjudicial para la vegetación. Si las manchas todavía no han aparecido, puedes guiarte por la caída temprana de las hojas, ya que con la falta de humedad se secan y se pierden más rápido, además de que presentan un aspecto diferente ya que suelen arrugarse al haber escasez de agua.

Las temperaturas elevadas que proporciona la calefacción hace que las plantas transpiren más agua, aunque eso siempre depende de cada especie y del lugar donde las tengas ubicadas. Si te aparecen las manchas, la solución no es regarlas más de lo usual, sino humedecerlas con cuidado con un pulverizador. Si vas a recurrir a un tratamiento artificial debes tener en cuenta las condiciones de tu casa y mantener la correcta ventilación de la zona en donde las plantas se encuentren para evitar que se intoxiquen.

Lo más importante para cuidar las plantas correctamente es conocer sus necesidades de riego y cumplirlas a rajatabla. Si les das agua en exceso puedes encharcar el sustrato y dañar las raíces, con lo que la planta se te echaría a perder. Cuando esto sucede, suelen aparecer manchas de color marrón oscuro, al contrario que las de color claro que aparecen cuando hay sequedad. Para esto existen también tratamientos específicos, como un abono especial, aunque en muchas ocasiones es suficiente con reducir la frecuencia de riego o la cantidad de agua empleada en cada uno de ellos. Si esto no te funciona busca un abono especial para sanarlas.