Características de las plantas bulbosas
El mundo de la jardinería y de las plantas lo completan una gran variedad de especies de plantas, árboles y demás. Entre ellas están las plantas bulbosas, que tienen variedades preciosas como los tulipanes, que es además la más famosa. Cada temporada se van consiguiendo variedades nuevas y lo cierto es que son plantas muy coloridas y perfectas para cualquier época del año.

Se les llama bulbosas a todas las plantas que se cultivan a partir de bulbos (como los tulipanes), cormos (como los gladiolos), raíces tuberosas (como las dalias) o rizomas (como las calas). Todos ellos son órganos que están bajo tierra y que acumulan las reservas nutritivas que van fabricando las hojas, y a partir de ellos brota y se origina una nueva planta cada año. También se caracterizan porque durante los inviernos no tienen hojas, rebrotando cuando llega la primavera. Toma nota de las variedades de plantas bulbosas según su órgano:

- Bulbos: Narcisos, jacintos, tulipanes, azucenas, muscaris, iris, nardos, trigidias, nerines o alivias.

- Cormos: En este apartado está algunas como los gladiolos, crocus, fresias o ixias.

- Raíces tuberosas: Aquí encontramos otras muy bonitas como las dalias, begonias, anémonas, agapantos o ranúnculos.

- Rizomas: Calas, lirios o caña de las Indias.

Son ideales para principiantes ya que su cultivo es muy sencillo, y hay tantas que están en casi todos los colores, con lo que pueden encajar perfectamente en cualquier estilo decorativo. En primavera suelen florecer los tulipanes, jacintos, lirios o narcisos. Durante el verano lo hacen las dalias, gladiolos, azucenas o begonias. En el otoño, azafranes otoñales, nerines o amaralis, mientras que en invierno lo hacen las campanillas de invierno, nazarenos o ciclamen.