Características de los jardines zen
Si creías que los jardines zen estaban formados por plantas y flores estabas muy equivocado. Y es que en este tipo jardines la belleza se basa en el minimalismo y, por supuesto, en la simbología.

Llamado también jardín seco, este tipo de jardín originario de Japón debe contar con pocos elementos que favorezcan el relajamiento y la meditación. Te hablamos sobre las características de los jardines zen a continuación. ¿Nos acompañas?

Componentes básicos de los jardines zen

Los componentes básicos de estos jardines orientales son la arena, grava o piedras pequeñas que cubren la mayor parte de la superficie, y las piedras más grandes, aunque también puede haber algunos toques de verde, con musgos, helechos o bonsáis y otros elementos añadidos, como puentes o estanques.

Características de los jardines zen

Ideales para encontrar la paz en el hogar

En el mundo occidental, este tipo de jardines se asocian con la serenidad y ayudan a relajarse. Por eso, resulta ideal crear uno en casa, aunque no se disponga de demasiado sitio, ya que existen jardines zen muy pequeños. Además, su mantenimiento es simple, ya que como no incluye plantas, no requiere de cuidados como regar o proteger de sol excesivo.

Las ondulaciones del agua

Debes tener en cuenta que la parte cubierta de arena, grava o pequeñas piedras representan el mar. Y de acuerdo a las ondulaciones que se dibujen en su superficie, es posible entender sus distintos estados: las líneas rectas hablan de un mar calmo y tranquilo; las onduladas, de un mar agitado; y las que figuran círculos concéntricos generan la sensación de que algo ha caído en el agua. Estos estados, a su vez, repercuten de formas diferentes en cada persona.

¿Te animas a crear un jardín zen en tu hogar?