Catnip, una planta que atrae a los gatos
¿Has oído hablar alguna vez del catnip? También conocida como la menta de gato, menta gatuna o albahaca de gatos, se trata de una planta perenne popular famosa, como habrás podido imaginar, por el efecto que tiene sobre los gatos, que se ven totalmente atraídos hacia ella.

Su nombre científico es Nepeta cataria y es una planta natural de Europa que crece en terrenos baldíos, taludes, setos, terraplenes y en ruinas de casas viejas. También crece asilvestrada en Asia occidental y Norteamérica.

Características del catnip

El catnip puede crecer hasta casi un metro de altura, tiene muchas ramas y al final de sus tallos pueden reconocerse sus racimos de pequeñas flores blancas moteadas de púrpura. En su interior contiene un componente químico basado en aceites esenciales como la nepetalactona, actinidina y timol. Ellos son las responsables del tremendo poder de atracción que tienen sobre los felinos. Su olor se parece al de las feromonas contenidas en la orina del animal que tienen una función reproductiva.

Catnip, una planta que atrae a los gatos

Aceites aromáticos

Los aceites aromáticos de la planta hacen que los gatos que la ingieren se comporten de una manera muy juguetona, comportamiento que se va haciendo más extraño a medida que aumentan los efectos: empiezan a rodar sobre sí mismos, cazan ratones imaginarios y se sumergen en un mundo de fantasía. Pero además de tener un efecto alucinógeno, parece ser que también tiene efectos afrodisíacos. Los efectos duran unos pocos minutos y los gatos no volverán a reaccionar frente al catnip al menos durante dos horas.

Ni tóxica ni adictiva

Lo bueno de esta planta es que no es tóxica ni peligrosa para ellos, ni tampoco genera dependencia ni efectos secundarios. Eso sí, no todos los gatos son sensibles a su acción y tampoco producen efectos en felinos menores de tres meses.