Central Park, un pulmón para Nueva York
En pleno centro de Nueva York, entre los rascacielos de Manhattan, se encuentra el famosísimo Central Park, un parque con una extensión de unas cincuenta manzanas que se extiende como un gran rectángulo de vegetación que supone un pulmón para la ciudad de Nueva York.

Central Park surgió ante el gran aumento de población que había experimentado Nueva York a comienzos del siglo XIX y la ausencia de un lugar de esparcimiento. Las obras comenzaron en 1858, dirigidas por el arquitecto Calvert Vaux y el paisajista Frederick Law Olmsted, y se prolongaron durante veinte años.

El proyecto

Cental Park supuso todo un reto para los diseñadores, que tuvieron que acondicionar un terreno rocoso, pantanoso y fangoso para convertirlo en un parque en el que se plantarían 4 millones de árboles, arbustos y plantas, y se construirían 36 puentes, 7 lagos, 101 hectáreas de jardines y 55 de bosques. Central Park mide 4 km. de largo por 800 m. de ancho, y tiene una superficie de 341 hectáreas en las que hay plantados 26.000 árboles y donde conviven 275 especies de aves.

Central Park, un pulmón para Nueva York
El parque tiene grandes extensiones de zonas cubiertas por césped, plazas, un mini zoológico, una pista de patinaje sobre hielo, una calesita, un teatro al aire libre, senderos para correr, andar en bicicleta, patinar, andar a caballo, y numerosas fuentes de agua y esculturas.

Jardines y praderas

Central Park está compuesto por grandes espacios de césped y cuenta con varios jardines. La pradera más grande es Great Lawn, que está situada en el corazón de Central Park. Al sudeste se ubica el Zoo de Central Park y al norte el Conservatory Garden, un jardín botánico espectacular. También destaca el Shakespeare Garden, inaugurado tres siglos después de la muerte del escritor.

Central Park, un pulmón para Nueva York

Lagunas y monumentos

El parque más famoso del mundo también alberga varias lagunas, que van desde un simple estanque hasta lagos artificiales y naturales. El principal estanque es el Reservoir, que desde 1994 lleva el nombre de Jacqueline Kennedy Onassis Reservoir. Además, varias construcciones célebres están distribuidas por Central Park: el Castillo de Belverde, la Fuente Bethesda, el Strawberry Fields…