Césped Poa Pratensis
Muchos son los tipos de césped que puedes plantar en tu jardín y que van en función, principalmente del uso que le quieras dar al mismo. Uno de estos tipos es la Poa Pratensis, una hérbacea perenne cuyas finas hojas crecen unos 2 centímetros de alto y entre 3 y 5 milímetros de ancho. Sus hojas pueden ser pulidas o ligeramente rugosas y con la lígula redondeada a truncada de entre 1 y 2 mm.

A continuación te daré información sobre el césped poa pratensis:

– Se forma un césped denso gracias a que se separa por los rizomas y las sierpes, cuyos brotes se producen especialmente en primavera. A finales de primavera y verano, estos brotes crecen de forma erguida y vertical, mientras que a comienzos de primavera son más recostados.

– En invierno es muy difícil que se produzcan hojas nuevas, aunque los rizomas debajo de la superficie del suelo se convierten en otros rizomas, lo cual puede suceder varias veces al año y no únicamente en estas fechas.

– Tiene un color verde azulado muy llamativo que lo convierte en un césped muy especial.

– Es muy resistente tanto al calor como a la sequía, así que se convierte en un césped ideal para todo tipo de zonas climáticas, especialmente aquellas en las que el clima es muy variante. También resiste al pisoteo, así que sus ventajas son muy buenas.

– Su calidad nutritiva también es muy buena, así que se convierte en un pasto muy bueno para el ganado equino, ovino y vacuno.

– Este césped se propaga a través de semillas y cuando lo siembras requiere mucha luz y un riego de 3 veces diarias durante las dos primeras semanas, a partir de ese momento puede ser suficiente con uno.

– Para segar la hierba debes hacerlo cuando crece unos 5 cm sobre el corte, pero no se debe quitar más de la mitad de la hoja en cada siega.

– También se utiliza mucho en campos de fútbol, de golf, en parques y en jardines, y aunque en nuestro país no se utilizaba mucho hasta hace poco, en los últimos años su utilización ha crecido asombrosamente.