Césped resistente a las sequías
Cuando piensas en un jardín siempre te imaginas un espacio verde con muchos árboles, plantas y flores que le dan muchísima vida y que hace que sea más bonito. Esto es así en la teoría, ya que en la práctica puede que no tengas la combinación adecuada y se vea algo feo. Para que tu césped pueda lucir en perfectas condiciones tienes que conseguir que sea resistente a la sequía, especialmente si vives en zonas en las que no llueve mucho.

Las sequías son letales para muchas plantas, árboles, céspedes o flores, aunque para algunas especies pueden llegar a ser incluso buenas. Aún así, lo mejor es que te centres en especies resistentes, sobre todo si las condiciones climáticas tienden a ser cálidas y poco lluviosas. Toma nota de estos consejos para conseguir un césped resistente a las sequías:

– Riega profundamente pero no con mucha frecuencia ya que así permitirás que el césped tenga algo de estrés antes de regar, lo que es bueno para fomentar que las raíces se desarrollen con profundidad.

– Evita cualquier especie que crezca de forma excesiva o muy vigorosa ya que se llevaría demasiada agua, así que tampoco fertilices con abonos que tengan niveles muy altos de nitrógeno, lo mejor es que sean bajos y que el potasio esté más alto.

– Fertiliza el césped en septiembre y en la primera quincena de diciembre. Es muy importante que sea en estas épocas.

– Eleva todo lo que puedas las alturas de corte, es decir, que si lo recomendado es que tu césped esté a 4 ó 6 centímetros, déjalo siempre en el dato más alto, que en este caso sería el 6.

– Potencia el césped con raíces profundas en lugar de buscar que se favorezca el crecimiento de brotes. Gracias a esto conseguirás una mejor resistencia a la sequía y ahorrar también mucha agua.

– Por último, debes tener en cuenta que el césped es como cualquier otro elemento vegetativo y que si los demás amarillean en otoño y cambian de color en invierno, el césped también debería hacerlo ya que así rebrotaría en primavera.