Colocar una valla en el jardín
Intimidad y privacidad, delimitación de los espacios, más seguridad para el hogar… Aunque generalmente la mayoría de las personas que poseen una gran casa tienen controlado el tema, lo cierto es que todavía hay quién no ha instalado una de esas prácticas vallas en el entorno de su jardín.

Si eres una de ellas atiende a los consejos e ideas que te contamos, porque por todos los motivos anteriormente mencionados no deberías dejar pasar esto durante más tiempo.

Estas son algunas de las cuestiones fundamentales que debes plantearte a la hora de colocar tu valla en el jardín:

– Ubicación: Pensar el espacio exacto al que va a enmarcar la valla es lo primero que debes hacer, eso sí, siempre teniendo en cuenta que no puedes sobrepasar los límites de tu terreno.

Colocar una valla en el jardín
– Características: El estilo, el diseño y las características concretas de la valla también deben pensarse con detenimiento, pues es una inversión importante que hará que probablemente duren largos años. Puedes escoger muy distintos tipos de vallas en función de la altura (asegúrate de que el sistema de anclaje soporta bien las dimensiones y el peso de la valla), de los tipos de paneles y lamas así como también según los materiales de fabricación (forja, madera, plástico, hierro, aluminio, acero inoxidable, etc.).

– Plantas decorativas: Son un recurso ideal para complementar a las vallas, y es que son la manera perfecta de ocultar lo que está ocurriendo de esta ‘barrera’ hacia dentro sin dejar protegiendo a los tuyos de las miradas ajenas. El brezo, los setos, la madreselva, la hiedra, el jazmín o la celestina son algunos buenos ejemplares para decorar tu valla.

– Otros elementos de ocultación: Si las plantas tienen demasiado trabajo para el tiempo del que dispones también puedes colocar cañas naturales o de plástico o mimbre.