combatir-acaros

Los ácaros tienen forma ovalada, con la cabeza, el tórax y el abdomen fusionados en un cuerpo no segmentado. Su aspecto es similar al de las garrapatas, aunque más pequeños ( no superan el medio milímetro). Disponen de un aparato bucal adaptado para la perforación. Cuando hace mucho calor aumenta su fertilidad por lo que, si en nuestra región se dan estas condiciones, debemos estar preparados para recibir la visita de estos atacantes tan virulentos. En un año pueden desarrollar varias generaciones y suelen presentarse en gran número sobre sus huéspedes habituales, las hojas. Siempre, eso sí, en temporadas de calor seco, porque no soportan el frío ni la humedad.

Pueden presentarse bajo formas diferentes, pero todos son bebedores de savia. Las hojas amarillean y aparecen unos puntos pardos o amarillos, que en las hojas más jóvenes y débiles se pueden observar al trasluz y llegar a confundir con una enfermedad criptogámica. Además se secan, abarquillan y caen. También pueden apreciarse a simple vista o mediante el tacto de las telarañas en el envés de las hojas o sobre la planta atacada.

El ácaro más temible y abundante es la araña roja ( Tetranychus telarius). Sus daños son frecuentes en patatas y judías, pero su radio de acción se extiende a rosales, claveles, crisantemos, árboles frutales… A diferencia de la araña roja, los tarsonémidos, otros tipo de ácaros, necesitan de una cierta humedad para sobrevivir y son también inapreciables a la vista. Los ácaros eriófidos, la araña blanca ( Polyphagotarsonemus latus) y la del ciclamen ( Tarsonemus pallidus) se dan principalmente en cultivos ornamentales. Los cultivos más sensibles son las adelfas, aligustres, arces, rosales y las plantas anuales de flor.

En invierno, cuando están inactivos, aplicaremos sobre nuestras plantas aceite mineral invernal. Fulminará a un buen número de ácaros adultos y reducirá su aparición en verano. El riego será otro gran aliado, manteniendo unas tasas de humedad alta impedimos la reproducción de los ácaros pero si el ataque es muy importante, en los centros de jardinería podemos encontrar una gran variedad de productos que nos ayudarán a controlar esta plaga. Mantener una humedad alta en épo