Cómo abonar las plantas de exterior
El abono es esencial para conseguir que las plantas se puedan desarrollar correctamente y, además, hacerlo con mayor rapidez. Además, gracias a él también tendrán un aspecto mucho mejor ya que les aporta todos los nutrientes que necesitan y que no pueden conseguir por medio del sustrato. Por ese motivo, es muy importante saber cómo hay que abonarlas, así les podrás sacar un mayor partido.

No todas las plantas necesitan el mismo abono, e incluso una misma planta puede necesitarlo diferente en función de aspectos como si está en un espacio interior o exterior. Hoy me gustaría centrar mi artículo en las plantas de exterior y en la mejor forma de abonarlas para que se desarrollen con vigor y sin ningún problema. Sigue leyendo y te daré todos los detalles.

Abonos de liberación lenta

Para que las plantas puedan echar bien las raíces sobre el jardín, la mejor opción es utilizar un fertilizante de liberación lenta, el cual puedes mezclar con un poco de turba para que sea más efectivo. Con él, las plantas tendrán el sustrato perfecto para su desarrollo y conseguirán también estar más protegidas ante posibles ataques de cualquier tipo de plaga.

Cómo abonar las plantas de exterior
Una de las mejores características de este tipo de abonos de liberación lenta es que resultan muy económicos ya que los pones una vez y duran mucho tiempo, normalmente unos tres meses, durante los cuales están constantemente aportando nutrientes a las plantas. Estos abonos los puedes encontrar también en pastillas, las cuales debes enterrar en el sustrato para que vayan actuando. Si no tienes mucho tiempo para abonar tus plantas, sin duda el abono de liberación lenta es la mejor opción ya que no deberás preocuparte por él más que un par de veces al año.