Cómo acolchar un árbol
Hacer un acolchado en el jardín es un proceso en el que se elimina la cubierta vegetal del suelo para después poner una capa de materiales orgánicos que eviten que aparezcan las malas hierbas. Ese acolchado aporta la humedad constante que se necesita para que las plantas se puedan desarrollar de forma sana y vigorosa. Hoy me gustaría escribir sobre cómo hacer el acolchado para un árbol, algo imprescindible para conseguir que llegue a su máximo esplendor.

El acolchado de un árbol debe tener un espesor de entre 5-10 centímetros, según el tipo de acolchado que hayas elegido. Es importante ponerlo especialmente durante los primeros años de vida del árbol ya que tanto éste como el césped u otras hierbas compiten por el agua, lo que puede hacer que las raíces del árbol no reciban las cantidades necesarias ni de agua ni de nutrientes.

Para hacer un acolchado necesitarás diversos materiales: papel de periódico, un pequeño bordillo para contener el acolchado y el material que hayas elegido para el acolchado, que puede ser corteza de pino, paja, gravilla o cualquier otro residuo orgánico que sea indicado para este tipo de cosas. Toma nota de los pasos a seguir para acolchar un árbol:

– Lo primero será delimitar un círculo alrededor del árbol, algo que puedes hacer marcando la zona con un poco de cal. Después tienes que quitar toda la parte superior de césped, llevándote también las raíces de las hierbas para que no puedan volver a salir por encima del acolchado. No se recomienda utilizar herbicidas aunque te ayuden a matar esa capa ya que pueden ser peligrosos para otras plantas, así que si puedes es mejor hacerlo de forma manual.

– El segundo paso será colocar un bordillo que vaya a contener el acolchado, que tiene que ser de una forma y material que se adapte a las curvas que forman el círculo de cal sobre el que hay que ponerlo. Lo más usual es utilizar piedras o gravilla ya que se adaptan perfectamente. Después de poner el bordilllo tendrás que poner, en la zona del acolchado, una buena capa de papel de periódico, que servirán de muro para las hierbas que puedan salir.

– Lo último, poner el acolchado, que será una capa de entre 5-10 centímetros, rellenando bien hasta completar el círculo y que quede pegado al bordillo.