Cómo afecta el clima a los árboles
Ayer te hablaba de los tipos de árboles que hay y hoy me gustaría centrarme en un aspecto fundamental a la hora de elegirlos y que es el clima, que afecta de diferente manera a cada uno de ellos ya que no todas las especies soportan de igual manera un clima cálido, frío, húmedo, seco, etc. Hay árboles que rechazan totalmente un clima, y por ejemplo un árbol de una zona cálida se moriría si estuviese en una zona fría.

Así pues, cuando vayas a elegir un árbol para tu jardín deberás tener muy en cuenta el clima de tu zona, además de otros como el tipo de suelo, el espacio disponible o el uso que le vayas a dar. Lo ideal es que eches un vistazo por los jardines y parques que hay en tu ciudad para que veas cuáles son las especies que mejor se desarrollan y poder plantarlas en tu jardín. Toma nota de cómo afecta cada clima a los árboles para que lo tengas en cuenta a la hora de elegir uno:

– Temperatura: Es muy importante que te informes de si resiste el frío o el calor, si aguanta heladas y qué temperatura máxima o mínima puede soportar. Sabiendo esto y el clima que suele haber en tu zona podrás empezar a hacer una selección de variedades para seguir descartando las que no van bien según otras características.

– Lluvia: También es muy importante ya que hay especies que necesitan agua de lluvia para poder sobrevivir y que no lo harían en climas secos, mientras que hay otras que deben vivir en sequía y morirían si recibieran mucha lluvia.

– Luz: Este aspecto no es tan determinante como puede serlo en plantas, flores o arbustos pero también es importante ya que hay determinadas especies que necesitan una cantidad de luz natural mínima al día para poder desarrollarse correctamente, mientras que hay otras que lo harán mucho mejor si están siempre a la sombra.

– Viento: Si donde vives suele haber vientos fuertes ten mucho cuidado a la hora de elegir un árbol ya que según el tipo de viento pueden darse diversos daños. Por ejemplo, el viento cálido puede deshidratar las hojas, el frío quemarlas y los que son muy fuertes pueden hasta derribar árboles pero principalmente arrancar las hojas, flores, frutos o ramas.

– Granizo: Hay muchas especies que pueden ver sus hojas dañadas ya que el granizo les produce heridas y supone un gran riesgo de que después aparezcan enfermedades como los hongos. Una fuerte granizada puede producir daños graves en flores, árboles frutales, cactus, arbustos y hortalizas.

– Nieve: Si suele nevar será suficiente con que la quites de los árboles para que no se acumule y se rompen las ramas.