Cómo aislar plantas cuando sufren plagas
Las plagas son una de las principales pesadillas que pueden aparecer en tu jardín, pudiendo llegar a matar plantas, árboles, arbustos y prácticamente cualquier ser vivo que se encuentren a su paso. A la hora de pensar en los cuidados que necesita tu jardín, sin duda prestar atención a las plagas es uno de los primeros, así cuando aparezca alguna podrás actuar de inmediato y que los daños sean menores.

Lo “bueno” que tiene una planta en maceta que es atacada por una plaga es que la podrás cambiar de sitio, así podrás aislarla y que se recupere sin poder contagiar a otras plantas durante el proceso. De eso me gustaría escribir hoy, de cómo aislarla para que no se propague y, por supuesto, de cómo curarla para conseguir que esté sana y sigas teniéndola en buenas condiciones.

Aislar la planta

El aislamiento debe durar un mes aproximadamente, y con él ya tendrás más fácil librarte de la plaga ya que al no estar en las mismas condiciones que antes no sobrevivirá igual. El lugar más recomendable para aislar las plantas es el cuarto de baño, aunque debes poner solamente aquellas que sean capaces de soportar un alto nivel de humedad. Es un sitio fantástico ya que es cerrado y se limpia de forma constante, con lo que es muy difícil que pueda aparecer una nueva plaga o infección.

Curar la planta

Cómo aislar plantas cuando sufren plagas
Cuando ya está aislada debes comenzar un tratamiento para poder curarla, que suele comenzar siempre por cortar las partes que hayan sido afectadas y que no sea suficiente con limpiar. Al podar las partes enfermas, los nutrientes se irán a las partes sanas, con lo que se recuperará mucho antes. Aplica un plaguicida en toda la planta para eliminar los organismos malignos que puedan quedar para que no se reproduzcan y dejen de perjudicar a la planta.