Cómo combatir plagas de caracoles en el jardín
Los caracoles son muy bonitos y puede hacer mucha gracia encontrarlos en el jardín, pero lo cierto es que es una de las plagas que más pueden afectar a tus plantas. Igual que hacen las babosas, se alimentan al rascar la superficie de las hojas, flores y tallos. Sin duda su aparición se trata de un grave problema al que hay que ponerle solución cuanto antes para que tus plantas no se vean atacadas.

Hoy me gustaría escribir sobre cómo combatir las plagas de caracoles pero hacerlo de forma ecológica, lo que supone que no utilizarás ningún producto químico ya que así el resto de habitantes o plantas del jardín no sufrirá ningún daño o contaminación. Es importante que sepas que los caracoles gustan de lugares frescos y oscuros, con lo que siempre salen a comer después de llover o por la noche.

Las plantas jóvenes y tiernas y los almácigos son muy vulnerables a los caracoles, así que hay que tener especial cuidado si las tienes en el jardín. La mejor manera de combatir una de estas plagas de forma natural es quitar cada caracol con la mano, con cuidado para que no lleve pegada una parte de la planta y la arranques también.

También puedes poner algunas trampas en varias zonas del jardín para poder cazarlos, como por ejemplo poniendo hojas de lechuga o apios para que cuando se acerquen los puedas capturar. Los caracoles suelen dejar huevas, así que también se recomienda remover la tierra para que otros animales se las puedan comer y no se reproduzcan.

Un truco muy efectivo es poner un plato con cerveza, que atrae a los caracoles y que al día siguiente estarán borrachos y allí mismo así que podrás quitarlos. Por último, las cáscaras de huevo también te valdrán ya que los caracoles no se acercan a ellas porque no podrán treparlas, así que colócalas alrededor de las plantas.