Cómo comprar plantas sanas
Cuando vayas a comprar una planta nueva hay varios aspectos que debes tener en cuenta, ya sea para ti o para regalársela a alguien. Por muy bonita que te parezca, debes examinarla detenidamente para comprobar que está completamente sana y que si te la llevas no se morirá a los dos días. Hoy te traigo unos consejos para comprar plantas sanas:

– Analiza sus hojas y tallos para asegurarte de que no tienen ninguna enfermedad ni ninguna plaga. Eso puedes comprobarlo si las hojas están manchadas o si tienen agujeros. Ten en cuenta que si compras una planta enferma contagiará a todas las demás que tengas en casa. Asegúrate también de que ni hojas ni tallos tienen manchas sospechosas o insectos.

– No compres ninguna que tenga raíces en los agujeros de drenaje de las macetas, es síntoma de que llevan mucho tiempo esperando un trasplante, al igual que aquellas que forman pequeñas raíces en la superficie de la tierra.

– La planta tiene que estar perfectamente enraizada. Comprueba que es estable daño un ligero tirón a su tallo, si sale con demasiada facilidad no deberías comprarla.

– Rechaza cualquier planta que tenga desigualdad en sus lados, por ejemplo, que las hojas de las ramas de la izquierda sean más largas que las de la derecha.

– En invierno no es muy bueno comprar plantas de interior ya que la calefacción podría dañarlas al sufrir un drástico cambio entre su ambiente en el vivero y el de tu hogar.

– Si sacas de la maceta el cepellón para mirar sus raíces y éste se deshace, es síntoma de que la planta ha enraizado mal.

– Las raíces de cualquier planta deben ser abundantes y tener color claro, es el mejor síntoma para comprobar que gozan de buena salud y crecen con normalidad. Si son oscuras es que algo va mal.