Cómo conseguir que el orégano crezca en tu jardín
El orégano es una planta que a muchas personas les gusta porque además de ser verde y bonita es genial para tener cerca de la cocina. Muchas personas optan por cultivarlas en macetas en las ventanas de la cocina, pero si tienes la oportunidad de cultivarla en tu propio jardín o terraza también será una buena idea tenerlo en cuenta.

El orégano podrá aportar sabor a muchos de tus platos, sobre todo si te gusta cocinar cocina española, italiana o mexicana. La mayoría de los cocineros están familiarizados con el orégano en su forma seca pero la realidad es que esta planta es muy resistente, es perenne y lo mejor de todo es que es fácil de cultivar en el jardín de tu hogar. Hay muchas variedades de orégano, pero el más común es el orégano “griego”.

El terreno

El terreno que tengas en tu hogar en la zona del jardín donde quieras plantar tus semillas para hacer que crezca el orégano es muy importante tenerlo en cuenta. Pero es importante tenerlo en cuenta sobre todo por la ubicación, para encontrar la zona que mejor se adapte a ti y que puedas tener tu orégano a mano siempre que quieras cogerlo. Porque esta planta se adapta muy bien a cualquier tipo de terreno, aunque si lo prefieres la puedes plantar en macetas.

Aunque resulta muy importante que el suelo donde esté el orégano plantado deberá tener un buen sistema de drenaje.

Cómo conseguir que el orégano crezca en tu jardín

La siembra

Normalmente la siembra del orégano se puede realizar en otoño o en primavera, por lo que si quieres tener orégano en tu hogar para el invierno ahora es el momento para que la plantes en tu hogar.

La luz solar

El orégano necesita mucha luz solar, pero si no dispones de estas condiciones en tu hogar por las características del entorno o por las características arquitectónicas de tu vivienda, entonces tampoco debes preocuparte porque el orégano es capaz de crecer perfectamente en zonas de semi – sombra.

El riego

En cuanto al riego deberá ser moderado, pero se deberá tener en cuenta que el agua no tendrá que estar nunca estancada puesto que si ocurre las raíces podrían pudrirse y la plantar morir.

Plantar el orégano es bastante sencillo, pero cuando quieras cortar sus hojas para su uso personal, entonces tendrás que recordar que es importante cortar las hojas a bastante distancia del tallo, así tu planta podrá seguir creciendo.