Cómo conseguir un jardín zen en tu hogar
Un jardín zen es mucho más que un jardín moderno que nos hace sentir bien o que nos ayuda a disfrutar del exterior de nuestro hogar. El jardín zen es una forma de vida, es una forma de disfrutar de tu jardín, de tu hogar y de tu propia vista… Todo lo que está relacionado con lo zen te ayudará a conectar con tu yo interior y con el mundo que te rodea, simplemente te hará sentir bien.

Pero, ¿cómo conseguir un jardín zen en tu hogar? ¿Es muy difícil? Puedes empezar pensando en un jardín moderno para tenerlo como base y es que un jardín moderno tiene mucho que ver con un jardín zen. Tendrás que haber pocos elementos, los justos para disfrutar y además tendrás que tener en cuenta algunos detalles comunes y otros concretos, ¿quieres saber más?

Las plantas

Tanto en un jardín moderno como en un jardín zen puedes incluir plantas que te hagan sentir bien. No hay que llenar el jardín con plantas y flores, sólo tendrás que saber escoger las correctas para que no sobrecargue el ambiente y puedas conseguir un ambiente tranquilo y acogedor. Algunas ideas de plantas que puedes incorporar en tu jardín zen son: las suculentas, las cañas, el bambú, boj y los arces japoneses.

Cómo conseguir un jardín zen en tu hogar

Elementos que no pueden faltar en un jardín zen

La mayoría de los hogares que quieren un jardín moderno de calidad zen o únicamente zen, tendrá que convertirse en un refugio, en un lugar tranquilo donde poder sentarse y relajarse. Es importante que como objetivo final sea poder olvidar las preocupaciones del día a día y poder disfrutar del paisaje y del aire libre. La atmósfera zen que crees en el jardín de tu hogar te aportará gran calidad de vida. No te pierdas los siguientes consejos:

– Las características del agua son primordiales. En un jardín zen no podrán faltar fuentes, arroyos, piscinas y estanques con peces Koi.

– Puedes incorporar barreras de privacidad en las paredes con elementos que tengan textura como el bambú.

– Añade elementos a tu jardín con características japonesas como arena rastrillada o piedras. No olvides añadir las suculentas bien colocadas.

– Olvida las plantas demasiado vistosas con colores brillantes. Es mejor que te centres en añadir colores verdes con plantas para poder tener un ambiente relajado y tranquilo.

– Utiliza plantas con hoja perenne que te ofrecerán color durante todo el año.

– Si incorporas piedras, blanco o estatuas no sobrecargues el ambiente. Lo importante es disfrutar de la estancia y también visualmente.