Cómo conseguir una distribución óptima del jardín
Metidos ya de lleno en el caluroso y sofocante verano, tenemos que buscar soluciones para estar más fresquitos. Si tienes la suerte de disponer de jardín en tu casa, seguro que disfrutarás enormemente de esos agradables ratitos al aire libre, sobre todo durante la noche, donde este espacio del hogar se convierte en el mejor aliado del hombre.

Disponer de jardín es una verdadera suerte de la que se puede disfrutar durante todo el año, no tan solo durante esta época. Sin embargo, una buena distribución del terreno es muy importante. Por tanto, lo ideal es que realices una sencilla planificación que te ayudará a optimizar tu jardín para que todos los miembros de tu familia puedan gozar en cualquier momento.

Cómo conseguir una distribución óptima del jardín
Lo primero que tendrás que hacer es decidir qué elementos quieres incluir en él: un pequeño huerto, un rincón de descanso, una zona de juego para niños… Lo importante es que estos respondan a tus gustos y necesidades. Lo más recomendable es que esboces la distribución en un papel sobre el que podrás ir trabajando a medida que el jardín vaya tomando forma.

Una vez tengas clara la idea, tendrás que tener en cuenta la realidad del terreno, como las pendientes o los puntos de acumulación de lluvia. Además, deberás estudiar el suelo antes de realizar cualquier tipo de plantación, analizando su PH, textura o drenaje. Una vez tengas estos datos, podrás elegir una u otra variedad de planta, aunque lo más cómodo es optar por las autóctonas o arbustos, que son de fácil adaptación.

En cuanto a los arbustos, lo ideal es que los coloques en algún rincón con sombra junto a helechos u otras plantas menos amantes del sol. Si lo que quieres es un jardín con flores, lo mejor es que plantes las variedades adecuadas según el tipo de suelo en alguna zona que reciba la luz solar seis horas diarias.