Cómo conservar un ramo de flores
Cuando te regalan un ramo de flores lo primero que intentas hacer es buscarle un jarrón para colocarlo en el salón de tu casa, o en otra habitación, para llenarlo de vida. El problema es que si no sabes darle los cuidados necesarios las flores te durarán muy poco. Toma nota de estos consejos sobre cómo conservar un ramo de flores:

– Si lo vas a comprar, procura que sea lo último que compres para que lleguen a casa lo más frescas posible y no después de estar de tienda en tienda con él en la mano o en una bolsa.

– Intenta comprar las flores a primera hora de la mañana, no cojas las que están al sol ni las que lleven varios días. Si vas a recogerlas del jardín, procura que sea por la mañana o por la tarde, pero siempre evitando el horario de más calor.

– Cuando llegues a casa con ellas, es recomendable que sumerjas totalmente los tallos en agua y los dejes así al menos un par de horas para que puedan recuperarse de la sequía del traslado. Una vez pasadas esas dos horas, déjalas ahí hasta que sepas en dónde van a ir definitivamente.

– Arranca todas las hojas que vayan a quedar sumergidas en el agua.

– El jarrón o florero donde las vayas a poner tiene que estar completamente limpio.

– Los floreros de plata conservan las flores frescas durante mucho más tiempo ya que tienen un efecto antibacteriano.

– No estés tocando el ramo cada rato, a las flores ni les gusta ni les sienta bien.

– Las flores debes tratarlas como si fueran una planta de interior, evitando que les dé el sol directo, que no estén a corrientes de aire ni a temperaturas o muy altas o muy bajas.

– Para conservarlas mejor una vez las tengas en el jarrón, puedes echarle un par de gotas de lejía, un chorrito de vinagre blanco, unas gotitas de ginebra, una moneda de cobre o bien llenar el jarrón con limonada en lugar de con agua.