Cómo controlar las malas hierbas del jardín
Como sabes, las malas hierbas son aquellas plantas que nacen donde no deben y lo que único que hacen es molestar. En tu jardín podrás encontrar dos tipos: las anuales, que crecen a partir de una semilla, florecen y producen nuevas semillas en una temporada; y los cardos, plantas que sobreviven a más de dos tempeoradas de crecimiento y, en algunas ocasiones, durante muchos años.

Para controlar las malas hierbas del jardín tendrás que seguir tres puntos básicos: conocerlas, prevenirlas y eliminarlas. Nosotros queremos echarte una mano para que logres este objetivo siguiendo estas tres claves. ¿Estás preparado?

Cómo controlar las malas hierbas del jardín

Conocer

Como acabamos de decirte, una de las partes más importantes a la hora de controlar las malas hierbas es conocerlas. Aunque existen un montón de clases, podemos dividirlas en dos grupos: por un lado, las plantas de hojas estrechas, como la grama o la pata de gallina; por otro, la de hojas anchas, entre las que se encuentran los tréboles o el diente de león.

Prevenir

La prevención es otra de las claves del control de las malas hierbas. Si quieres conseguir que no aparezcan puedes realizar cortes seguidos sosteniendo un ritmo intenso en verano, prevenir hongos y mantener el césped fortalecido fertilizando y regando adecuadamente. Si no está débil, será capaz de competir por espacio, luz y nutrientes.

Cómo controlar las malas hierbas del jardín

Eliminar

El último punto del que vamos hablar es de la eliminación de las malas hierbas. En este caso, si la superficie es pequeña podrás arrancarlas de raíz con las manos, pero si se trata de un terreno mayor, lo mejor es recurrir a los herbicidas, por lo que tendrás que asesorarte correctamente. De la misma forma, es importante que elimines las malas hierbas antes de que florezcan y den semillas porque si no tendrás que repetir la labor de arrancarlas durante mucho tiempo.