como-crear-caminos-1

Los caminos se emplean en el jardín por dos motivos: uno práctico y otro estético. En la práctica, el sendero se utiliza par ir de un lugar a otro del jardín, por ejemplo, de la casa a la piscina. Este tipo de camino está expuesto al uso constante, por lo que se deberá construir con materiales duros y resistentes como el hormigón, la piedra o el ladrillo.

como-crear-caminos-2

Otros senderos son sólo decorativos y sirven para contemplar las plantas o dar un paseo de forma tranquila. En este caso se puede recurrir a materiales como cortezas, césped o gravilla. Por otra parte, los caminos se pueden dividir en formales e informales. Los primeros suelen ser rectos y directos, los segundos, sinuosos y con un aspecto más natural. Hay que tener en cuenta que el material que se use para pavimentar el suelo debe adaptarse al jardín, la casa y la terraza.

como-crear-caminos-3

La misión básica de los caminos no es otra que enlazar las diferentes zonas del jardín. Es importante que al llegar desde el exterior encontremos un buen sendero hasta la casa y las distintas zonas verdes. Tampoco hay que olvidar los accesos para la piscina, el huerto, los macizos de flores, etc. Los senderos cumplen un papel fundamental en el diseño del jardín, ya que forman su estructura, relacionando todos los elementos entre sí.

como-crear-caminos-4

Al construir un sendero hay que hacerlo en relación al resto de elementos para que no desentone con el entorno. De igual forma se deben emplear los materiales más adecuados para que no se deterioren por el uso continuado. Todos los caminos son importantes dentro del jardín, pero no puede tener idéntica relevancia el paso principal que cruza el jardín de la casa a la calle, que un sendero que lleva a un macizo u otra zona.

como-crear-caminos-5

Los senderos de hierba sirven para conectar varios céspedes o para caminos entre macizos. La hierba, cortada casi a ras de suelo, ofrece un aspecto muy elegante. La corteza troceada se adapta muy bien a las zonas más descuidadas. Los troncos serrados en secciones son adecuados para una zona boscosa. La gravilla es un material fácil de aplicar, no presenta problemas al crear curvas y es barato, además de decorativo e informal. Sin embargo presenta algunos inconvenientes, ya que puede invadir las superficies adyacentes, además de ser incómoda y ruidosa al pisarla e impedir el tránsito de vehículos con ruedas pequeñas.

como-crear-caminos-6

El suelo más fácil de colocar es el enlosado de cualquier clase, desde la piedra y el granito, pasando por el ladrillo y el cemento. La piedra natural es una de las mejores opciones, aunque resulta cara. Se integra bien en el paisaje, es estable y muy transitable. El hormigón es un material práctico y duradero, adecuado para senderos anchos y avenidas. Su aspecto, no muy atractivo, puede embellecerse añadiendo texturas o tiñéndolo.