Cómo crear un centro de mesa con flores de tu jardín
Si tienes un bonito jardín con flores no creo que seas de las personas que visitan muchas veces las floristería, ¡porque con las flores de tu hogar es más que suficiente para disfrutar de los aromas y los colores intensos de las flores! Es probable que alguna que otra vez hayas cogido flores de tu jardín para crear bonitos ramos, pero, ¿alguna vez has pensado en crear un bonito centro de mesa con flores de tu jardín?

Si quieres crear un bonito centro de mesa con flores de tu jardín, no dudes en continuar leyendo porque te voy a explicar un paso a paso para que veas lo sencillo que es y además, para que te quede espectacular tanto para una mesa del interior de tu vivienda como para una mesa del jardín de tu hogar. ¡No pierdas detalle!

Elije las flores

El primer paso es escoger las flores y los colores que más te gusten, pero que sobre todo encajen bien en la estancia o en el lugar donde quieras colocarlo. Tendrás que prestar especial atención a la escala de las flores y al lugar donde las colocarás, pero sobre todo tendrás que tener también muy en cuenta la textura de las flores. Una idea es escoger flores que tengan bastante pétalos y que queden bonitas unas flores junto con las otras, por ejemplo las rosas y las hortensias quedan espectaculares unas al lado de la otra porque sus grandes cabezas llenan el espacio y proporcionan un estupendo contraste de texturas.

Cómo crear un centro de mesa con flores de tu jardín

Prepara el recipiente

Para tener un bonito centro de mesa tendrás que preparar el recipiente donde irán tus flores. Puedes escoger un florero o un bonito cubo o recipiente con una amplia apertura. Llena el recipiente con agua para poder organizar bien las flores, pero no lo llenes hasta el borde o se derramará al meterlas, es mejor que llenes poca agua y que añadas después si es necesario.

Rellena los huecos

Para que quede el centro bien lleno y con una apariencia atractiva puedes cortar hojas y ramas verdes o con pequeñas flores para poner entre las flores que has escogido y que de este modo no queden feos espacios vacíos entre flor y flor (aunque recuerda de no poner demasiado porque también necesitarán un poco de aire entre las plantas). Lo importante es que estén uniformemente distribuidas las flores y las plantas en el recipiente.