Cómo crear un jardín de lluvia
El otro día te explicamos en qué consistía un jardín de lluvia, ideal para reducir la factura del agua y para contribuir con el medioambiente. ¿Te convenció la idea? Pues por si es así, hoy queremos completar la información del otro día para que puedas crearlo tú mismo en casa.

El otro día ya te dimos algunas de las claves del jardín de lluvia, como dónde colocarlo (en la zona más baja del jardín cuesta abajo) o qué plantas colocar (lo mejor son las especies más resistentes a la humedad), pero con esta información no te bastará para tener éxito en la creación de un jardín de estas características. Para que logres un buen resultado, nosotros vamos a ayudarte. ¿Estás preparado?

Profundidad

Teniendo en cuenta todo lo que te explicamos el otro día, deberás comenzar cavando un pozo de 10 a 20 cm de profundidad con los lados en declive del tamaño que prefieras. No importa la forma (cuadrada, redondeada…); no hay límites ni formas precisas. Eso sí, lo importante es que lo coloques en un área que sepas que tiene un buen drenaje.

Cómo crear un jardín de lluvia

Plantar

A continuación deberás plantas las especies autóctonas y agregar mantillo de madera dura desmenuzada sin tratar a una profundidad de 8 cm en todo el suelo alrededor de las plantas para evitar la erosión mientras se asientan tus plantas. Lo mejor es que busques plantas que tengan tolerancia a los terrenos saturados de agua y que su sistema de raíces aguante los excesos de humedad.

Consejos

Para tener aún más éxito, puedes crear un canal en el terreno que lleve el agua que cae del desagüe hasta tu nuevo jardín. También te vendrá bien colocar viruta sobre el terreno, lo que servirá de filtro para el agua de lluvia. Por último, procura que tu nuevo jardín no esté en un lugar a pleno sol ni tampoco en un sitio donde siempre haya sombra.