Cómo cuidar las orquídeas
Las orquídeas son una de las plantas más distinguidas, elegantes y bonitas, además de que lucen espectacularmente cuando están bien cuidadas. Actualmente hay unas 25.000 especies en todo el mundo con una gran variedad en cuanto a su forma, colores o tamaños. Pueden vivir sobre las ramas de otras plantas, aunque también pueden hacerlo perfectamente en superficie terrestre. Sus flores tienen en común la existencia de tres pétalos internos o tres sépalos internos, y aunque tienen fama de ser caras y muy delicadas, eso no impide que sean una de las plantas preferidas por los amantes de la jardinería. Así que, si es tu caso, toma nota de los siguientes consejos sobre cómo cuidar las orquídeas:

– La temperatura ambiente deber ser algo medio, con un mínimo de 12ºC y un máximo de 30, así que unos 20 más o menos sería lo ideal.

– Para facilitar su crecimiento se recomienda que el suelo donde se vaya a cultivar sea poroso y tenga buen drenaje, además de enriquecerse una vez al mes con abonos que sean ricos en materia orgánica.

– Colócalas en lugares que estén protegidos de las corrientes de aire y que sean luminosos pero que al mismo tiempo no reciban directamente los rayos del sol.

– Su riego debe ser especial para cada especie, ya que cada una tiene sus necesidades, aunque como norma general debes regarlas una vez a la semana en invierno y cada dos días en verano. Pregunta en donde la compres si tiene alguna particularidad más.

– El ambiente es aconsejable que tenga un 65% de humedad, y el suelo debe poder mantenerse siempre húmedo y fresco.

– El agua con la que la vayas a regar tiene que ser blanda y estar a temperatura ambiente, así que si es muy fría puedes sacarla un rato antes de regar.