Cómo cuidar los geranios en verano
Una de las flores más comunes en los jardines y balcones españoles es el geranio, y no es de extrañar, ya que da vida a cualquier rincón con sus mil y un colores. Como sabes, se trata de una planta que resiste bien incluso a las altas temperaturas, y es muy fácil de cultivar. De hecho, se recomienda colocarlos en sitios orientados hacia el sur o el sureste para que reciban mejor la luz del sol.

Eso sí, exige algunos cuidados, especialmente durante el verano, que es cuando experimenta su mayor floración, para que se desarrollen y mantengan mejor. Por eso, a continuación vamos a darte algunos consejos para cuidar los geranio durante el verano.

Exposición al sol

Aunque toleran el calor, no es recomendable que los geranios queden expuestos al sol en los días de mayor temperatura, ya que las hojas y la planta en general podrían resultar afectadas. Lo mejor es buscar un sitio de sombra o medio sombra para resguardarlas.

Cómo cuidar los geranios en verano

Riego

En verano deberás regar los geranios un par de veces a la semana y, si las temperaturas son muy altas y el ambiente muy seco, tres. En cuanto al sustrato, deberá ser ligero y con buen drenaje. Es muy importante no mojar las hojas, ya que al agua contribuye a quemar las hojas y propicia el ataque de las royas del geranio.

Fertilizantes

Para mejorar la calidad de las flores deberás incorporar los correspondientes fertilizantes. Si son en forma líquida, tendrás que aplicarlos junto al riego cada 15 días, mientras que los fertilizantes ricos en potasio requieren una frecuencia menor, igual que los que se presentan como una especie de pequeñas piedras.

Plagas y enfermedades

Por último, hay que tener cuidado de las principales plagas y enfermedades que atacan al geranio, que son los pulgones y la mariposa africana, aunque también hay que estar atento a las cochinillas, la mosca blanca, las orugas, los nematodos y la araña roja.