Cómo cuidar los muebles de plástico de jardín
Son muchas las personas que escogen los materiales de plástico o PVC para los muebles de su jardín, no tanto por su belleza (que no es demasiado especial) como por su facilidad de limpieza y su resistencia a los cambios de temporal.

Este tipo de mobiliario no suele deteriorarse demasiado, si bien es cierto que lucen viejos y estropeados cuando vamos a buscarlos tras un año sin utilizarlos. Para evitar que esto ocurra, lo que no debes hacer bajo ningún concepto es olvidarte de ellos y recordar que debes darles un mantenimiento anual.

Empieza por comprender que, a pesar de que este tipo de mobiliario es bastante resistente, no está preparado para sufrir todas las adversidades climáticas. Para evitar que se resquebrajen y se rompan no debes exponerlos a los cambios climáticos demasiado fuertes: cuando haga demasiado calor ponlos a cubierto o bien tápalos con una lona para evitar el fuerte contraste que sufrirá el material, que se expande bajo el sol y que vuelve a encogerse con la fresca de la noche.

Cuando acaba la temporada estival y no prevemos su uso hasta el año siguiente es preciso que lo guardemos en alguna habitación interior para evitar que reciban las adversidades climáticas como la lluvia, la nieve e incluso los golpes. No obstante, la sequedad también puede perjudicar a estos muebles, por lo que si están en climas demasiado secos deberán ser humedecidos un par de veces al mes con un paño con agua.

Por último, la suciedad y el polvo son también factores que no sólo envejecen y deterioran los muebles, sino que además hacen que se resequen y se creen roturas. Mantenlos limpios y a cubierto para que acumulen el mínimo de polvo.