Cómo cuidar un ciclamen
El ciclamen es también llamada violeta persa y es una de las plantas más populares de la floración invernal. Es una planta realmente espectacular y originalmente presenta unas flores pequeñas y delicadas con grandes hojas verdes. A día de hoy hay una gran variedad de este tipo de planta y las flores presentan colores que van desde el blanco hasta el rosa o el púrpura.

Acto seguido te doy una serie de pautas para que puedas cultivar sin problemas el ciclamen y poder disfrutar de esta maravillosa planta en la terraza o en el jardín de tu casa.

Consejos para cultivar el ciclamen

En el caso de que haga bastante frío en el exterior de la casa es aconsejable mantener el ciclamen en el interior de la misma. Sin por el contrario hay una buena temperatura en el exterior, puedes poner la planta en un lugar sombreado. Dentro de la casa el ciclamen debe encontrarse en un lugar con bastante luz pero sin que llegue a darle directamente los rayos del sol. En relación al riego debes tener cuidado de que el agua no se estanque ya que podría dañar seriamente a la planta. No dudes en regar la planta cuando el sustrato esté totalmente seco y la misma necesite algo de agua.

El ciclamen tiene una vida muy larga por lo que deberás podar las hojas que se encuentren secas y plantarla en una maceta mucho mayor. Es bastante normal que durante el verano pierda las flores y a principio de otoños vuelva a florecer. Si observas que las hojas se marchitan debido a las bajas temperaturas, debes podarlas para conseguir una nueva brotación. A la hora de hacer el trasplante del ciclamen es aconsejable que uses un sustrato de calidad como es el caso de este sustrato universal de 70 litros y que aporte una buena cantidad de nutrientes a la planta. Una vez hayas realizado el trasplante, debes regar la tierra para hidratarla perfectamente.

En el caso de que quieras que las flores crezcan con mucha fuerza y tengan un colorido espectacular, es recomendable el usar un buen abono para plantas con flor y añadirlo al riego al menos una vez al mes.

Cómo cuidar un ciclamen

Problemas del ciclamen

Puede ocurrir que las hojas del ciclamen se caigan y estén marchitas. Ello se puede deber a la falta de riego de la planta por lo que el problema de soluciona si añade agua. En el caso de que haya demasiada agua, lo mejor es cambiar la planta a otra maceta y regarla como es debido. Otro de los problemas más comunes es que el ciclamen no florece como debería. Ello se puede deber a la falta de nutrientes o a una mala iluminación. En tales casos debes poner la planta en un lugar soleado y abonar con el sustrato adecuado.

En el caso de que observes que el ciclamen tiene manchas en el tallo y las hojas se pudren puede deberse a alguna plaga. En el caso de que sea así debes mantener la planta bien aireada y con una buena ventilación que ayude a eliminar tal hongo. El exceso de agua es una de las causas por las que la planta puede sufrir el ataque de dicho hongo. En el caso de que la plaga ya se encuentre en la planta, lo mejor es aplicar un buen fungicida y terminar con tal problema.

El ciclamem es una planta que exige una serie de cuidados específicos para poder tenerla en el mejor estado posible y disfrutar de una floración maravillosa y espectacular. Sin lugar a dudas se trata de una planta que es ideal para tenerla en casa durante estos meses para conseguir una bonita floración.