Cómo cultivar albahaca en macetas
El cultivo de plantas y hierbas medicinales tiene cada vez más éxito ya que es muy sencillo y además tiene muchos beneficios. Una de las que más se cultiva es la albahaca, que es una maravilla no solo por todas sus propiedades sino también porque tiene un aroma fantástico que invadirá tu hogar, además de que entre sus usos culinarios está el que es perfecta para acompañar platos como las ensaladas, pescados o pastas. Un toque diferente a cualquier plato gracias a esta pequeña pero valiosa planta.

Si te gusta su sabor, su aroma o simplemente su presencia, cultivarla en casa es una excelente opción con la que además el espacio en el que la cultives ganará en vida y “alegría”. Toma nota de estos consejos para cultivar albahaca en una maceta:

– Lo único que necesitarás serán unas semillas de albahaca, una maceta que sea alta y un poco de abono. Planta varias semillas repartidas y verás que los primeros plantines aparecen a los pocos días. Cuando éstos aparezcan, elimina los brotes menos desarrollados para que así los mejores ejemplares puedan crecer mucho mejor y con mayor calidad.

– La mejor ubicación para este cultivo es aquella que esté cerca de una ventana por la que entre la luz del sol durante varias horas al día. Tiene que ser un sitio en el que no haga mucho frío, y si fuera así deberías cambiarla de ubicación durante las horas más frías del día para que no se muera.

– Ten mucho cuidado también con el riego ya que un exceso puede matar a la planta. Tiene que estar siempre húmeda pero sin llegar a encharcarse, y muy importante que tenga un buen drenaje para que el agua siempre se escurra bien.

– Por último, la mejor época para cultivarla es la primavera aunque mientras no haga mucho frío cualquier momento del año es bueno. Según vayan creciendo las hojas las puedes ir podando para comenzar a utilizarlas.