Cómo cultivar arroz
El arroz se puede conseguir en grano corto, mediano o largo y crece con relativa facilidad tanto en el jardín como en un patio o en macetas, dependiendo siempre de los nutrientes que tenga y otras condiciones como el agua o el suelo. Es muy importante que siempre esté en condiciones húmedas y donde mejor se desarrolla es en charcos de agua o en condiciones pantanosas.

Cuando los granos se desarrollan hay que drenar bien para poder cosechar y moler lo que hayas cosechado, momento a partir del cual ya estará disponible para su utilización como alimento. Toma nota de estos consejos para cultivar arroz:

– Semillas: Puedes conseguirlas en cualquier tienda de jardinería o donde tengan suministros para agricultores.

– Suelo: Lo ideal es que se componga de arcilla ligeramente ácida ya que así conseguirás los mejores resultados. También puedes plantarlo en cubos o macetas siempre y cuando las condiciones del suelo sean las idóneas.

– Luz: Elige una ubicación en la que se reciba mucha luz solar ya que es muy buena para su desarrollo.

– Temperaturas: Necesita climas cálidos y lo ideal es que esté siempre en temperaturas superiores a 21ºC.

– Siembra: Remoja las semillas en agua para prepararlas para la siembra y déjalas en remojo durante más de 12 horas pero nunca más de 36. Planta las semillas después por todo el suelo, lo ideal es que sea durante otoño o primavera,

– Abono: Debes añadir a la tierra compost o abono cubriendo ligeramente los granos de arroz pero de forma que queden bien expuestos al sol para poder obtener todos sus nutrientes.

– Riego: Muy abundante ya que necesita mucha agua. Mantén siempre por lo menos 5 centímetros de altura de agua para que pueda crecer bien.

– Cosecha: El arroz madurará a los 3 ó 4 meses, dependiendo de las condiciones en las que se haya desarrollado. Deja que se seque el exceso de agua antes de removerlo para cosecharlo.