Cómo cultivar berenjenas en casa
Siempre me han encantado las berenjenas porque encuentro que son un alimento natural exquisito para completar una buena dieta y es que además de riquísimas son muy saludables. La berenjena siempre ha formado parte de la gastronomía de todo el mundo y además es una hortaliza muy querida por todos gracias a la multitud de usos que tiene tanto a nivel gastronómico, como ornamental y medicinal.

¿Qué dirías si te digo que además puedes cultivar berenjenas en tu propia casa para tu uso y disfrute particular? Así no tendrías que volver a comprar berenjenas en el supermercado a precios por las nubes y que encima dejan mucho que desear en cuanto a la calidad de las mismas. ¡No pierdas detalle para tener tus propias berenjenas!

¿Qué necesitas?

Además de las semillas que tendrás que plantar, necesitarás un semillero o maceta bastante profunda con perforaciones en el fondo para que el agua pueda drenarse perfectamente por la tierra.

Empieza con el cultivo

Una vez que tengas el recipiente deberás llenarlo hasta la mitad con tierra de buena calidad y regarlo para que la tierra esté humedecida. Después deberás esparcir las semillas en la maceta y volver a poner tierra por encima hasta cubrir la maceta, una vez acabado con esto tendrás que volver a regar la maceta pero sin que se encharque, es decir deberá estar humedecida pero no mojada con demasiada agua.

Temperatura ideal

Las berenjenas necesitan un clima cálido para poder florecer y dar frutos por lo que las semillas es ideal plantarlas a final de marzo, aunque si tienes la oportunidad de crear un clima artificial con un invernadero artificial con temperatura climatizada o en una galeria teniendo en cuenta estos aspectos podrás plantarlas cuando quieras en tu hogar.

Cómo cultivar berenjenas en casa
Pero en caso que debas tener en cuenta el clima del exterior te aconsejo plantar las semillas a final marzo o principios de abril para que le dé tiempo a crecer y que para cuando llegue el calor se pueda trasplantar. La temperatura que necesitan para poder germinar deberá ser de unos 30 grados por lo que para que salgan los brotes un consejo es ponerla cerca de radiadores que emiten calor seco.

Trasplante

Cuando tu planta empiece a crecer y veas que mide unos nueve centímetros (después de dos meses más o menos lo ideal es en junio) tendrás que trasplantar la planta y tener mucho cuidado con sus raíces para que no sufra daños.

Deberás elegir un lugar donde dé mucho el sol, una maceta adecuada a sus características, deberá estar resguardado del frío (por lo que necesitará temperaturas cálidas) y además una tierra humedecida constantemente y bien abonada…¡y pronto tendrás tus berenjenas!