Cómo cultivar eneldo
El eneldo es una planta aromática que tiene muchos usos culinarios, así que es ideal para plantar en tu hogar, ya sea en el huerto, en una terraza o incluso en la cocina. Se cultiva en prácticamente todo el mundo, y la zona de España en donde más lo hace es en el Mediterráneo y Canarias. Es una planta herbácea anual que alcanza una altura de entre 25 y 50 centímetros, aunque sus tallos ramificados pueden llegar al metro.

Sus tallos son huecos, lisos y verdes, ramificando en la punta y con flores amarillas que salen ya comenzado el verano. Sus hojas son muy finitas, de color verde oscuro y parecidas a las plumas. Los frutos miden unos 6 mm y son de color marrón, con un ala clara que los rodea. En cuanto a las semillas, son planas, ovaladas y con sabor un poquito amargo.

Su cultivo

– Clima: no se desarrolla bien en climas fríos, así que necesita una temperatura de unos 16ºC como mínimo todo el año. Puede vivir en zonas más frías, pero no alcanzará su máximo esplendor. Tampoco soporta bien los climas muy lluviosos o muy secos.

– Iluminación: necesita un lugar soleado, así que si lo cultivas en la cocina debe ser en la ventana que más sol reciba cada día.

– Suelo: tiene que estar siempre húmedo, pero nunca encharcado. Tiene que ser un terreno que haya sido abonado antes de sembrar y que ya haya tenido cosechas previas de cualquier planta.

Cómo cultivar eneldo
– Siembra: debe hacerse cuando llega la primavera, en hileras a 25 cm y presionando las semillas contra el suelo. Suelen germinar a los 14-21 días.

– Riego: necesita un riego regular ya que su crecimiento es muy rápido, manteniendo el terreno siempre húmedo pero sin que se encharque.

– Trasplante: las raíces de esta planta son muy débiles, lo que hace que no soporten los trasplantes por norma general.

– Recolección: hay que cortar los tallos cuando las flores ya son oscuras, y después atar una bolsa de papel a cada flor y colgar los tallos en manojos. Tienen que colgarse en un lugar muy bien ventilado, y después guardar en recipientes de cristal que se cierren herméticamente.

Usos culinarios

Entre los muchos usos culinarios que tiene, el que más se utiliza es el de ponerla en guisos de pescado ya que les da un sabor muy especial. Lo ideal es utilizarlo fresco ya que si se seca mucho va perdiendo el aroma. Las hojas frescas se utilizan en salsas, platos de pescado y ensaladas.